domingo, 27 de marzo de 2011

La Voz en la Radio y en la Televisión

La física ha establecido que para que exista sonido se requieren tres elemento: un cuerpo que vibre, un medio elástico que vibre y una caja de resonancia que amplifique esas vibraciones, permitiendo que sean percibidas por el oído.
La voz humana cumple con las tres condiciones señaladas: El cuerpo elástico que vibra son las cuerdas vocales, el medio elástico es el aire u otra superficie ya sea una pared, la resonancia está formada por parte de la garganta, por la boca y por la cavidad nasal.
El aparato fonador lo componen tres grupos de órganos diferenciados:
ü     Órganos de respiración: cavidades infra-glóticas pulmones, bronquios y tráquea.
ü     Órganos de fonación: Cavidades glóticas: laringe, cuerdas vocales y resonadores nasal, bucal y faríngeo.
ü     Órganos de articulación: Cavidad supra-glótica: paladar, lengua, dientes, labios y glotis.
 Además el correcto funcionamiento del aparato fonador lo controla el sistema nervioso central, pues más allá de la mera fonología, está el significante. Específicamente, se sabe que el control del habla se realiza en el área de la boca, situada en el hemisferio izquierdo de la corteza cerebral. Es el lugar donde se produce el sonido, al pasar el aire a través de las cuerdas vocales. La laringe contiene las cuerdas vocales y es el elemento vibrante  de la voz.
La fonación se realiza durante la respiración, cuando el aire contenido en los pulmones, sale de éstos, y a través de los bronquios y la tráquea, y llega a la laringe. En la laringe se encuentran las cuerdas vocales, las cuales no tienen forma cordófona sino que se trata de una serie de repliegues.
Las cuerdas vocales son cuatro:
Dos (2) superiores (bandas ventriculares), que no participan en la articulación de la voz.
Dos (2) inferiores, responsables de la producción de la voz.
Respiramos si las dos cuerdas vocales se abren y se recogen a los lados, haciendo que el aire pase libremente. Si las dos cuerdas vocales se juntan, el aire choca contra ellas y produce el sonido que denominamos voz.
La voz humana, una vez que sale de los resonadores, es moldeada por los articuladores (paladar, lengua, dientes, labios y glotis), transformándose en sonidos del habla: fonemas, silabas, palabras. La posición concreta de los articuladores determinara el sonido que emita la voz.
La voz no es igual para todas las personas, así pues no puede participar con sus mismas cualidades. La voz es una de las expresiones humanas en donde más se pone de manifiesto las características del individuo, englobándose en ella tanto la constitución anatómica como anímica.
La voz tiene un significado especial en la oratoria, es la base de la expresión oral. Una buena voz natural o cultivada, facilita la labor del orador y le da un apoyo sólido durante su exposición. Por lo general, se descuida o no se toma en cuenta este aspecto de la expresión oral, disminuyendo de esta manera la habilidad de comunicación eficaz.
Hoy en día la radio es un medio sobresaliente como vehículo de publicidad y como fuente de entretenimiento popular. Cuando usted escucha una voz por la radio, establece una comunicación íntima con ella. Usted está a solas con la voz. Alguien le está hablando directamente, muchas personas  desarrollan una fuerte empatía con el locutor, a quien escuchan fielmente.
La radio como medio de comunicación, requiere una forma de transmisión concreta. El acto de hablar alcanza su máxima expresión, por lo que es fundamental para el locutor, controlar su voz, que es su herramienta de trabajo.
La audiencia aprende a disfrutar del sonido de voces agradables, de dicción perfecta, con la que construyen una distancia intima con el locutor.
La voz periodística de la radio y la televisión reproduce también un modelo semejante descubriendo en la entonación baja un sonido más agradable, cuya emisión en el registro informativo connota una mayor seguridad y fuerza, sinónimos de credibilidad.
Los formatos radiales como las tertulias o entrevistas a varias personas, abren paso a un discurso improvisado, espontáneo, donde se juega a la replica y contrarréplica de quien ha hablado en el turno de palabra anterior, resultando en un registro muchas veces emotivo, diversificando formas, expresiones, timbres, entonaciones, haciendo más natural la voz radiofónica. Todo esto sin perjuicio del nivel de calidad estética de la voz radial.
Los abusos vocales en los profesionales de la voz (docentes, locutores, cantantes, actores, narradores, entre otros), así como hablar demasiado fuerte, usar la voz muy aguda o muy grave en forma forzada, una inadecuada manera de respirar y la falta de entrenamiento para el uso e higiene de la voz, puede originar ronquera.
Una eficiente técnica vocal se basa en actos fisiológicos adecuados:
ü     Una adecuada respiración.
ü     Buena tensión muscular. Estar relajado.
ü     Buena intensidad, tono y timbre de la emisión de la voz.
ü     Adecuado uso de la lengua.
ü     Buena pronunciación.
ü     Articular bien los sonidos del habla (vocales y consonantes).
La Voz en Televisión
La voz es el instrumento mediante el cual el periodista comunica su conocimiento, y por lo tanto, su personalidad vocal es extremadamente importante. No puede tartamudear o balbucear, hacer pausas o titubear, ni puntuar su texto con sonidos vacilantes. No necesita tener el tono enfático que una vez se considero tan deseable en la radio, pero su tono y modo de hablar deben ser claros y penetrantes. Su finalidad no es impresionar a la gente con su voz, sino hacerse entender.
Las lecciones de vocalización son muy aconsejables, un profesor de vocalización ayudará a hacer más claros y definidos los sonidos básicos del habla, le enseñara al comunicador social cómo respirar correctamente con el diafragma y corregirá los malos hábitos de pronunciación.
La sola respiración adecuada hace más profunda la voz y, al reducir el esfuerzo de las cuerdas vocales, evita el cansancio.
El que habla desde el diafragma y no desde la garganta, puede hablar todo el día sin forzar nunca su voz.
El comunicador no debe tratar de suprimir o cambiar su personalidad vocal, sino que debe limitarse a pulirla.
El estilo de presentación de las noticias en televisión es el de la conversación, fluido y tranquilo, en correspondencia con el estilo de la buena redacción de noticias para la televisión. La claridad es esencial, porque el reportero sólo tiene una oportunidad para dar a conocer lo que quiere.
La personalidad vocal del orador público es forzada en comparación con la personalidad del conversador privado.
La mayoría de los problemas que se presentan por ejemplo con los jóvenes narradores o presentadores de noticias por TV, tienen que ver con la falta de expresión, el poco énfasis en las palabras claves, el tratar de copiar otros modelos (voz engolada), el uso de regionalismos o palabras de uso local, el abuso de la lectura en voz alta, las pocas pausas en su lectura y el mal hábito de “comerse” las letras al final de ciertas palabras (la “l”, “r”, “s”, “n”).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada